Scifiworld

First Man

el  Lunes, 15 October 2018 17:22 Escrito por 

Damien Chazelle, cineasta total.

  • Titulo Original: First Man
  • Año: 2018
  • Director: Damien Chazelle
  • Guión: Nicole Pearlmen y Josh Singer
  • Reparto: Ryan Gosling, Claire Foy, Jason Clarke, Corey Stoll
  • Duración: 141 minutos.

En plena Guerra Fría, un envalentonado John F. Kennedy se marca un "aguántame el cubata" y en septiembre de 1962, mirando de reojo el poderío propagandístico ruso y sus logros en el pulso que mantenían con los EE.UU. en la llamada Carrera Espacial proclama al Mundo aquello de "mandaremos en esta Década un vuelo tripulado que pisará la Luna y con el compromiso de traerlos de vuelta, no porque sea un reto fácil, sino por que es un desafío difícil".

Pasada la década de los Cincuenta, con el país ya recuperado de las heridas de la II G. M. hay una cierta prosperidad económica y la sociedad necesita alicientes que les recuerden que son el faro que ilumina el mundo libre, los garantes de los sacrosantos valores occidentales y qué mejor que afrontar esa singladura nunca antes planteada de forma estricta. Lo cierto es que el futuro de la Humanidad pasa por un inevitable éxodo si queremos perdurar como especie, a no ser que los dirigentes futuros (y presentes, no perdamos el temor) decidan acabar con cualquier signo de vida inteligente en el planeta.

Con el compromiso gubernamental de inyectar 25.000 millones de dólares de la época, se crea primero la NACA y posteriormente la archiconocida NASA, para cumplir con la promesa del que fuera 35º presidente estadounidense. De forma amena el escritor Tom Wolfe escribió en su The Right Stuff (1979) los tropiezos y aciertos del proyecto Mercury. Sólo cuatro años más tarde Philip Kaufman adaptaría el texto para dirigir la notable película homónima, que en su lograda composición beben otros filmes como el Armageddon (1998) de ese artificiero plano que es Michael Bay o la cumplidora Space Cowboys (2000) de Clint Eastwood.

Era, por cierto, el cineasta de Carmel el propietario junto a Warner de los derechos de autor (hasta que Universal los recompró) de la novela biográfica que Hansen escribió en 2005 sobre Neil Armstrong, titulada First Man: The Life of Neil A. Armstrong, mamotreto de 500 páginas que a este modesto plumilla su lectura resultó bastante plúmbea. No era el mito estadounidense un hombre proclive a la parafaernalia más crematística. Destacaba más por su humildad y sencillez a la hora de recordar los eventos acaecidos a lo largo de esos años cenitales. Una leyenda americana en la mejor tradición de esos héroes anónimos descritos en el cine de John Ford, centauros hercúleos que el tiempo acaba borrando de la memoria colectiva; pero no así el caso de Armstrong, dada la envergadura de la epopeya sufrida.

Y es aquí en donde entra en juego la apuesta arriesgada de Damien Chazelle y su equipo de fieles para adentrarnos en el universo propio de un matrimonio sacudido por una temprana desgracia (algo que marcará a fuego al propio Neil) que intenta sobreponerse con el pasar de los años. Josh Singer guionista triunfal de las excepcionales Spotlight (2015) y The Post (2017) vuelve, junto a Nicole Perlman, a conmover con su texto desde la austera, pero sincera emoción una compleja historia de miradas, anhelos y deseos. De temores silentes que rozan la fina línea del docudrama más inmersivo. Memorable es la secuencia en donde la esposa Janet exige una reunión con sus hijos para que se les explique los riesgos reales de la misión que su padre está a punto de comandar. Las procupaciones pueriles del menor y ese abrazo final de buenas noches, la mirada fija del mayor a su progenitor, consciente de la gravedad del momento y ese apretón de manos lleno de respeto, admiración y acongojante y comedida angustia.

Chazelle lo ha vuelto a lograr. No usa recursos fáciles para compungirnos el corazón. Simplemente mantiene la cámara a una distancia que nos permite entrar en las vidas de estas personas sin que ellos perciban esa intromisión por parte del cineasta llamado a liderar su generación a nivel mundial. Creo que desde Coppola, no he vuelto a ver a un director con el dominio tan aplastante que ejerce en el set. Esa planificación milimétrica con un uso de la técnica narrativa que si en Whiplash (2014) se nos antojaba sorprendente, para un joven de 27 años y que en La La Land (2016) nos dejó boquiabiertos por la excelencia alcanzada, en First Man (2018) es la culminación incontestable de un talento que se proyecta en el tiempo como inquilino eterno en el Olimpo cinematográfico, al lado de los más grandes directores estadounidenses.

El joven director plantea dos direcciones en una. Para los encuadres muy cerrados que resaltan la claustrofobia de esos primerísimos planos, dentro de las cápsulas del proyecto Gemini -auténticas latas de conserva- usa la Aatem Penelope de 35 mm, ligera y pequeña cámara en mano perfecta para resaltar las imágenes que los noticieros de televisión de esos años mostraban a los hogares americanos, incluyendo un intencionado efecto visual granulado, iluminado con la cruda y mortecina pálida luz de interior de pasillo hospitalario. Gran mérito, sin duda de Linus Sandgren, su dop de siempre y que tras la apología visual de La La Land, se retrotrae al intimismo más bergmaniano posible. Y en aquellas composiciones en donde es necesario suavizar la imagen para potenciar la relevancia del momento vivido usa la Camtec Vintage y las ópticas Arr/Zeiss. Modelo especial de la familia de las Ultra Prime que le sirve para jugar mucho con los flare visuales (para las secuencias lunares el aspect a usar es el 1.43:1 y el 1.90:1). Ocurre no sólo en interiores, si no en esa secuencia de apertura, por la que reconozco tenía especial interés dado el recuerdo imborrable de ese inicio gozado en su La La Land. Aquí apuesta por otro estilo, pero que también impacta, en gran medida gracias a la música y la excepcional edición de sonido.

Y es que la B.S.O. de Justin Hurwitz -con palpable homenaje a 2001: A Space Odissey (1968)-que para la ocasión se recrea en reproducir sonoridades salidas de instrumentos tan poco usuales como el Theremin, filtrado por el rotor Leslie y el sintetizador Moog; es otra conquista, distinta por la complejidad a la que no estábamos acostumbrados por el gusto que tiene a orquestar con colorista grandilocuencia sus composiciones, pero que para esta producción se somete al tempo visual planteado por Chazelle. Se me antoja, de hecho, más difícil para Hurwitz que la escrita para La La Land, pero no creo que repita alopécica estatuilla por que no es una obra tan del gusto de la Academia estadounidense. No así el montaje de Tom Cross, que lo veo muy en la senda del ofrecido por Richard Chew en The Conversation (1974) y apunta a méritos máximos en los premios Oscar.

Para lo que tampoco tengo dudas de reconocimientos mayores es por la, como decíamos, ciclópea labor de Mary H. Ellis (Zombieland -2009-), por su descomunal edición de sonido; en donde construye un sólido puzzle entre el montaje de los efectos de sonido de Phil Barrie (tremenda también la huella sónica dejada en el Mad Max de 2015) y el diseño de sonido del veterano Ai-Ling Lee. Tanto los aviones cohete X-15 de Chuck Yeager como las cabinas de los proyectos Gemini y Apolo, crujen de dolor ante la torsión sufrida. Chirrían como leviatanes anunciando futuras desgracias, aúllan como bestias salvajes preparadas para la matanza que está por llegar. Insisto, es una victoria cumbre en las calidades que nos brindan.

En el apartado de efectos visuales y especiales Chazelle, sabiamente no sobrecarga en exceso con una erupción estética ni de barroquismos psicodélicos. La compañía Double Negative, responsable de los increíbles CGI vistos en el Inception (2010) de Nolan o en el Blade Runner 2049 (2017) de Villeneuve culmina un perfecto proyecto que el director lleva con esmero. No quiere hacer una película de, si no con efectos especiales. Sobresalientes, pero sin desequilibrar su propuesta formal; intimista, aséptica, por momentos sencilla hasta dejarnos sin aliento. Hay una conjunción imperceptible, como si de un complejo mecano se tratara, en la suma del resto de apartados técnicos. Desde la capitanía de Nathan Crowley -John Carter (2012)- en el diseño de la producción, pasando por la calcada dirección de arte y la impecable réplica en el set de decorados y vestuario. Nombres como Erik Osusky, Kathy Lucas o Mary Zophres (qué distintas creaciones con respecto a su anterior trabajo) son obligadas resaltar.

Y para finalizar (sí, ya estamos acabando sufrido lector), una breve mención a la actriz Claire Foy, "The Girl" en Season of the Witch (2011) de Dominic Sena, que conmociona con su mirada y bate sin misericordia el inexpresivo rostro sin vida de Ryan Gosling, actor de difícil trago interpretativo y que se confiesa honrado por caracterizar al mito estadounidense. Un mito, por cierto, que apunto estuvo de no serlo. No era la primera opción, pero supo estar en el momento adecuado y en el sitio correcto. Aunque visto con la perspectiva histórica del devenir de los años, tuvo "lo que hay que tener" para cumplir con éxito la epopeya más recordada, posiblemente, de todo el S. XX y una de las grandes gestas de la Humanidad, desde que a unos locos muertos de hambre los metieron en tres cáscaras de nueces en busca de nuevas rutas comerciales.

First Man, una película absolutamente magnífica.

Más en esta categoría: « Venom Slender Man »
El Guerrero Mandingo

Genuflexor Imperial en La Estrella de la Muerte y fagocitador audiovisual inmisericorde.

Y además...

22.jpg

PORTADA-N100

Scifiworld #100


Edición Digital

PocketMags.com

Comprar

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

info@scifiworld.es

SFW Internacional

Copyright © 2005 - 2018 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..